viernes, 28 de diciembre de 2012

Día 31.


Me gusta sentarme en estos sillones y sentir que el tiempo vuela cuando estoy hablando con ellas. Empezar con un “Todo era perfecto hasta que dijo te quiero” y acabar dando consejos de esos que te hacen reír a carcajadas.

2 comentarios:

  1. A mi esos sillones me han recordado a esos de masaje. Gustanme, sí.

    ResponderEliminar
  2. Y es que a veces dan igual los sillones donde te sientes, que el tiempo en buena compañía siempre vuela tan rápido como el romper de una hola. ^^

    ResponderEliminar