domingo, 23 de diciembre de 2012

Día 26.


La niebla distorsiona la realidad. Mis palabras nunca se escuchan lo suficientemente fuertes. Me comunicaré a base de silbidos. El problema es que no sé silbar.

3 comentarios:

  1. Ni beber agua del grifo jajaja aishhh, me parto contigo cuore. Te tengo que enseñar muchas cosas todavía jiji (me echabas de menos por aquí, lo sé).

    ResponderEliminar
  2. Yo tampoco sé silbar ni beber agua del grifo. ¡Me has copiado! jiji,jaja.
    Siempre podemos comunicarnos con miradas y caras de asco. Se nos da mucho mejor.

    ResponderEliminar
  3. Las palabras están sobre valoradas! :)A veces incluso sobran. ^^

    ResponderEliminar