lunes, 21 de enero de 2013

Día 55.


Ha sido un día tan intenso que mientras escribo esto los ojos se me están cerrando. No puedo dejar de pensar en el roce de las sabanas en mi piel. Y podría decir muchas más cosas pero no tengo ganas una imagen dice más que mil palabras.

2 comentarios:

  1. Me sigue dando pena que te comas esas galletas. Al fin y al cabo es culpa mía por regalarte algo comestible. Para la próxima vez te regalaré azulejos como aquellos de la Santa Faz. Pero es que los mensajes eran taaaaaaaaaan nosotras. Ya sabes, soy tu fan.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que no me las comería si no caducaran. No lo digas muy alto que cuando vengas mi madre te da unos cuantos azulejos :-P

      Eliminar